domingo, 9 de septiembre de 2018

Prohibido correr


Es evidente que no existe un modo perfecto, o un manual que podamos seguir, a la hora de preparar la maleta para emprender un viaje. 

jueves, 30 de agosto de 2018

Libros sobre running. 5a parte: Correr de Jean Echenoz



Siguiendo con la temática relacionada con los libros de running, hoy le toca el turno a la obra “Correr” del autor francés Jean Echenoz (Orange, 1947) donde podremos encontrar una magnífica biografía de uno de los mejores corredores del siglo XX: Emil Zatopek “la locomotora humana”.

Del autor comentar que, con casi una veintena de libros publicados y un buen número de prestigiosos galardones literarios en su haber, Jean Echenoz está considerado como uno de los clásicos vivos de la literatura francesa.

Y en cuanto a su libro “Correr”, dedicado a la figura del gran deportista Emil Zatopek, puede decirse que constituye una rareza en su trayectoria como escritor, pues se trata de una de las tres únicas biografías escritas por Echenoz tras casi 40 años de oficio. Sus otras dos obras biográficas son “Ravel” donde dedica sus páginas al genial compositor y “Des éclairs” dedicada a la figura del inventor e ingeniero Nikola Tesla. Curiosamente, las tres obras se publicaron de forma continuada entre los años 2006 y 2010 para dar de nuevo paso a la novela, género que no ha abandonado desde entonces.

Así que, por fortuna, contamos con la historia de una de las más grandes figuras del atletismo, escrita por uno de los más prestigiosos escritores de la actualidad. Puede decirse que los aficionados a las letras y al atletismo estamos de enhorabuena...

Libro running Emil Zatopek Correr Jean Echenoz


El libro comienza con la ocupación alemana de Moravia. En esa época, Emil Zatopek tiene 17 años y jamás ha participado en una competición deportiva. De hecho, odia el deporte.

Hijo de un carpintero y un ama de casa, el joven Emil ha dejado la escuela por no poder costeársela y trabaja como aprendiz en la fábrica de calzado Bata -una de las grandes fábricas de la zona- donde se esfuerza para completar unos estudios en la escuela profesional que le permitan optar, con los años, a ocupar un puesto de químico.

A regañadientes y casi obligado por su empresa, Emil acaba participando en una exhibición deportiva consistente en un cross de 9 kilómetros en la ciudad de Brno, entre el equipo juvenil alemán y un grupo de jóvenes checos. Para sorpresa de los participantes (y del propio Emil) queda en segundo lugar.

A partir de ese momento, Emil empieza a entrenar descubriendo hasta que punto correr le apasiona. Y empieza a ganar.

La obra cuenta también cómo, pese a empezar a destacar, le cuesta abrirse camino hasta el punto de que, tras batir récord en Zlin -donde es la primera persona de su país en correr los 5.000 metros por debajo de quince minutos-, la prensa de Praga no acaba de creerlo llegando a afirmar que, seguramente, se había medido mal. A fin de cuentas sólo es un joven de provincias al que nadie conoce y, además, resulta evidente que no sabe correr...

Porque Emil no sabe correr...
No es que tenga un mal estilo...es que no tiene estilo en absoluto: “Lejos de los cánones académicos y de cualquier prurito de elegancia, Emil avanza de manera pesada, discontínua, torturada, a intermitencias. No oculta la violencia de su esfuerzo, que se trasluce en su rostro [...] continuamente crispado por un rictus que resulta ingrato a la vista

Preguntado en una ocasión por esa extraña forma de correr, Emil comentará que: “No tengo suficiente talento para correr y sonreír a la vez


Y tampoco sabe entrenar...
Tras estudiar minuciosamente todos los sistemas de entrenamiento de su época (el sistema sueco, el Olander, el Gerschler...) Emil condensa toda esa información en su propio y exigente sistema. Años después se calcularía que, solo entrenándose, Emil habría dado tres veces la vuelta a la tierra.

Incluso los médicos llegaron a afirmar que, debido esa forma insensata de correr, esperaban verlo expirar en cualquier instante.


En definitiva una obra muy recomendable que, pese a su brevedad, nos acercará de un modo magistral a un periodo difícil de la historia reciente en el que vivió y compitió este tipo simpático y amable que, además, ha sido la única persona capaz de vencer en los 5.000m, los 10.000m y maratón en unos mismos Juegos Olímpicos.

¡Por cierto! Emil Zatopek -en contra del pronóstico de aquellos médicos- murió a los 78 años tras haber obtenido 261 victorias (el 78% de las competiciones en que participó) y 18 plusmarcas mundiales.


Hasta ahora, llevamos comentados a través de estas líneas los siguientes libros:
  • Haruki Murakami: De qué hablo cuando hablo de correr (aquí)
  • Chema Martínez: No pienses, corre y No pienses, corre más (aquí)
  • Javier Serrano: Manual del buen corredor (aquí)
  • Finn Adharanand: Correr con los Keniatas (aquí)

Para más información:
https://www.anagrama-ed.es/libro/panorama-de-narrativas/correr/9788433975409/PN_759




jueves, 9 de agosto de 2018

jueves, 2 de agosto de 2018

Sobrevivir al running en verano: Contaminación, calor e hidratación


Contaminación, calor e hidratación son tres temas, entre otros, que debería tener siempre presentes cualquier persona que realice deporte al aire libre. Pero además, con la llegada del verano, cobran una especial relevancia. ¿Los vemos?


martes, 17 de julio de 2018

Cambios en Maratón y Medio Maratón Valencia 2018


Parece que los cambios de fecha y trazado previstos para la próxima edición del maratón y medio maratón de Valencia 2018 no han sido mal recibidos, visto el número de inscritos a falta de más de ciento treinta días para su celebración.

jueves, 5 de julio de 2018

Retro Running. 7th World Championship


Estamos ya apenas a una semana para que de comienzo el séptimo campeonato del mundo de Retro Running, que se celebra este año en la ciudad italiana de Bologna.

Generalmente hubiera esperado a la finalización del evento para escribir estas lineas pero, después de meditarlo bastante (bueno, un par de minutos en realidad), creo que todo lo que se cuente acerca de este deporte (tanto antes como después) ayudará en mayor o menor medida a dar visibilidad a una modalidad del running cuyas únicas carencias en España son una mayor difusión y algún apoyo institucional.
Porque de lo demás va sobrado...

Y es que el retro running en nuestro país cuenta con un nutrido número de entusiastas seguidores, con una cantidad de participantes aficionados cada vez mayor y con competidores de mucho nivel, como Manuel Montes Cubillas, que obtuvo plata en el anterior Campeonato Mundial (Essen 2016) en la distancia de 800m, o como nuestra deportista más internacional Sandra Corcuera, pentacampeona mundial (2012: 5.000m; 2014: 5.000m, 3.000m y 4x400m; 2016: 10.000m) y subcampeona en otras cinco ocasiones. Ah, se me olvidaba! Y no hace dos meses de su segundo título de Campeona de Italia en 3.000 metros ruta (Albignasego - Padua).
Un palmarés absolutamente envidiable, el de Sandra.



Retro running Bologna World Championship
Imagen: Pixabay

Una pequeña introducción, para los que no conozcan este deporte:
El Retro Running, también conocido como Reverse Running o Backward Running, es una modalidad de la carrera a pie consistente en -como lo oyes- correr hacia atrás, que se ha popularizado en los últimos años.

Entre los beneficios que aporta la práctica regular de esta modalidad deportiva, según sus entusiastas, se encuentra el hecho de que fortalece grupos musculares que no se trabajan durante el entrenamiento “normal”, lo que permite corregir desequilibrios en el desarrollo muscular y además, debido a que el impacto durante la carrera es menor, resulta menos lesivo para las rodillas. De hecho, mucho antes de esta actividad naciera como deporte, ya se empleaba como ayuda en la recuperación de algunas lesiones.

Se habla además de que resulta un entrenamiento cardiovascular más exigente y de que su práctica habitual permite mejorar cualidades como el equilibrio y la concentración. Además (se rumorea 😏) que permite quemar hasta un 30% de calorías más que con el running tradicional.

Reverse running Italia Bologna World 2018
Imagen: Pixabay

Un estudio realizado en Milán en el año 2010 (G. A. Cavagna, M. A. Legramandi, A. La Torre “Running backwards: soft landing–hard takeoff, a less efficient rebound”) analizó con la colaboración de un grupo de reverse runners voluntarios la mecánica de este ejercicio, llegando a la conclusión de que el trabajo realizado por unidad de distancia se incrementaba un 10% respecto a la carrera hacia delante, produciéndose un incremento del gasto de energía metabólica de aproximadamente un 30%.
Cabe señalar que la eficiencia mecánica se reduce, por tanto, en torno al 15% (1,1/1,3 = 0,85)

Aunque la primera competición conocida se celebró en la localidad italiana de Poviglio hace ya 26 años (1992) hubo que esperar hasta 2005 para que naciera la Retro Running International Association de la mano de atletas austriacos, suizos, franceses y alemanes.

Los campeonatos del mundo
En el momento de redactar estas líneas, el próximo campeonato mundial a celebrar en la ciudad de Bologna entre el 12 y 15 de julio, espera la participación (confirmada) de 70 atletas de 15 países distintos, entre los que podemos encontrar a 5 españoles: Sandra Corcuera, Alejandro Garrido, Christian López, Manuel Montes y Diego Montes a los que seguiremos con atención ¡¡ánimo!!

En cualquier caso es de prever que, con el discurrir de estos últimos días, se vaya confirmando la participación de otros corredores, pues la tendencia general de este deporte en los últimos tiempos ha sido claramente creciente y, en el anterior campeonato del mundo celebrado en 2016 en Essen (Alemania), la participación ya alcanzó los 350 competidores de 21 países diferentes.


Para saber más:


Facebook – 7th IRR Retrorunning World Championship Bologna 2018

Blog Sandra Corcuera

Facebook – I love retrorunning

The Royal Society





 


miércoles, 27 de junio de 2018

Western States. Una aventura de 100 millas


Un año más, y siempre durante el último fin de semana del mes de junio, se ha celebrado una nueva edición de la Western States Endurance Run 100, más conocida popularmente como la Western States 100 o, simplemente, como la WS100.

La WS 100 es una de las competiciones más duras y míticas de los EEUU -e incluso del mundo, diría yo- en la que se deben recorrer un total de 100 millas (161 kilómetros) en menos de 24 horas. Si lo consigues te llevarás a casa como premio una hermosa hebilla de cinturón plateada. También puedes completar el recorrido en menos de 30 horas, en cuyo caso la hebilla será de bronce. Ignoro si a los que llegan más tarde de las 30 horas les obsequian al menos con una camiseta, pero no tiene pinta de que sea así 😊

La WS100 comienza a las 5 de la mañana (primera dificultad de la carrera: hay que madrugar) del último fin de semana completo del mes de junio. La competición parte de Squaw Valley y termina en Auburn (ambos en California), recorriendo la parte central del Western States Trail, un sendero recreativo nacional que recorre desde Salt Lake City (Utah) hasta Sacramento (California).

La organización avisa en su web que gran parte del recorrido sólo es accesible a pie, a caballo o con helicóptero, lo que nos ofrece una primera idea de un recorrido que, a través de senderos de montaña, asciende un total acumulado de 5500 metros y desciende otros 7000. Las variaciones de temperatura que sufre el corredor pueden ir, según la organización, desde los 6 grados bajo cero al atravesar altos pasos de montaña, hasta los 43 grados centígrados en los profundos y calurosos valles cercanos a la línea de meta.

Por si todas estas dificultades fueran poco, alrededor de la milla 78 de la carrera (kilómetro 125), se debe cruzar el caudaloso río American, en el que la organización extiende una cuerda de orilla a orilla con personal disponible para asistencia e, incluso, dispone de barcas para los años en que el caudal del río es mayor de lo habitual. El vado de este río es peligroso hasta el punto de que la organización, aconseja no intentarlo durante las prácticas de entrenamiento.


¿Pero cómo comenzó la WS100?
Pues comenzó siendo una competición de...¡¡resistencia para caballos!!
Y así fue durante mucho tiempo (Se llamaba por aquel entonces Western States Trail Ride) hasta llegado el día en que en una de las ediciones, a uno de los participantes llamado Gordy Ainsleigh, se le quedó coja una yegua justo antes de la competición y decidió participar de todos modos. Eso si, a pie.





Western States Gordy ultra trail
                                          Imagen: Pexels

Mcdougall relata en su libro “Born to run” como este extraño participante de sólo dos patasSorbió agua de los arroyos, los veterinarios de las paradas médicas le midieron las constantes vitales y superó la marca de 24 horas por diecisiete minutos”. Al año siguiente, otros corredores siguieron su ejemplo y, finalmente, en el año 1977 nació oficialmente la primera carrera de cien millas a pie del mundo.


Algunas grandes figuras...
Desde entonces y hasta el día de hoy se han celebrado un buen número de ediciones que han contribuido a encumbrar a grandes figuras de la ultradistancia. Entre los más conocidos se puede citar a:

Ann Trason, ganadora de la WS100 en 14 ocasiones y experta en romper récords mundiales (20, nada menos). Ann es, posiblemente, la mejor corredora de larga distancia de la historia. McDougall afirma acerca de esta investigadora bioquímica de poco más de metro cincuenta que “Ver a Ann salir disparada desde la línea de partida era como ver a un reportero remilgado quitarse las gafas para enfundarse su capa roja”.

Scott Jurek. Quizá el más conocido ultra corredor a nivel mundial.
Su libro “Comer, correr, vivir” dedicado a partes iguales a contar su vida, hablarnos de sus carreras y tratar de convencernos de las virtudes de la alimentación vegana (¡incluyendo recetas!), cuenta con un buen número de historias y anécdotas acerca de esta competición, que ganó durante siete años consecutivos. (Ya puestos, aprovecho para recomendar 100% su libro).

Killian Jornet. Nuestro máximo exponente nacional en carreras de montaña también participó -y ganó- en la WS100 unos años antes de su espectacular reto “Summits of my life”. Concretamente en el año 2011.


El primer participante en cruzar la línea de meta de este año ha sido Jim Walmsley que, con un tiempo de 14:30:04, ha batido también el mejor tiempo de la competición hasta el momento. Su ritmo medio a lo largo de los 160 kilómetros ha sido de ¡¡5´34 minutos el kilómetro!!
Por su parte Courtney Dauwalter ha sido la vencedora en la categoría femenina con un tiempo total de 17 horas 27 minutos que, aunque excelente, queda lejos de la mejor marca en categoría femenina que ostenta Ellie Greenwood desde 2012 con un tiempo de 16:47:19.


Western States ultra Jim Walmsley osa
                                          Imagen: Pexels


Como anécdota señalar que el récord que ha establecido este año Jim Walmsley, podría haber sido hasta de un minuto menos... que es el tiempo que perdió intentando apartar de su camino a una osa y sus oseznos, cuando se encontraba ya a tan sólo 5 millas de la línea de meta.


Para saber más:




sábado, 23 de junio de 2018

Nuevas tendencias running


El Simply run; el Runfulness y el Reverse Running son algunas de las mas “originales” disciplinas que han ido apareciendo en los últimos años, entre las nuevas propuestas relacionadas con la afición al running.

Estas y otras nuevas tendencias vienen a sumarse a otras modalidades, ya perfectamente asentadas como el Barefoot Running consistente -para los que aún lo desconozcan- en correr descalzo o equipado con calzado minimalista; el Towerunning en el que el corredor deberá subir hasta lo alto de los rascacielos más emblemáticos del mundo corriendo por las escaleras (ver aquí) o incluso, para los más valientes, el Skyrunning, en el que el requisito principal es que el recorrido discurra a más de 2000 metros de altura, con inclinación mínima del 6% y con tramos en los que se alcance hasta el 30%.


Simply run Reverse Retro running Runfulness


Simply Run
Es una modalidad de running pensada para gente tan ocupada, que no puede permitirse disponer de más de 10 minutos diarios para hacer deporte.

La base científica de este entrenamiento, que está triunfando en los Estados Unidos, parte de un amplio estudio del Cooper Institute de Dallas realizado en 2014, en el que se afirmaba que, con tan sólo 10 minutos diarios de carrera, se reduce hasta un 30% el riesgo de mortalidad prematura y hasta un 45% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Eso si, el ejercicio ha de ser de intensidad media o alta ¡No basta con salir a pasear!


Reverse Running o Retro Running
Básicamente, consiste en correr hacia atrás.
Este simple planteamiento se ha convertido en una tendencia que está arrasando últimamente, en especial en el Reino Unido, Alemania o Italia, donde se celebran competiciones de esta modalidad deportiva que consiguen congregar a gran número de participantes. De hecho se celebran hasta campeonatos mundiales.

¿Y por qué querría alguien correr hacia atrás?
Sus defensores argumentan que se consigue mejorar el equilibrio y la concentración, al tiempo que se trabajan músculos que no se ejercitan durante el entrenamiento habitual, con lo que se consigue corregir desequilibrios en el desarrollo muscular. Asimismo, afirman que esta modalidad de running supone un entrenamiento cardiovascular más exigente, al tiempo que resulta más respetuoso con las articulaciones de las rodillas.
Ah! Por si fuera poco, también afirman que el reverse running consigue quemar más calorías que el running tradicional...

Sus detractores, sin embargo, avisan de lo perjudicial que puede resultar para nuestra columna vertebral al tratarse de un movimiento antinatural que pone en peligro, de entrada, nuestras cervicales, incrementando también el riesgo de contracturas musculares.


Runfulness
También conocido como Método Walden, se trata de una actividad más filosófica que deportiva. Su fundadora Pilar Amián afirma en su web que “Nuestro fin no es el running. Correr es sólo el camino [...]

En fin, multitud de nuevas tendencias (aquí sólo menciono algunas) que surgen en torno a una actividad -aparentemente sencilla- como es la práctica del running. Algunas de las nuevas alternativas resultan, cuando menos, curiosas, mientras que otras seguramente nos parecerán francamente extrañas. Veremos cuántas de ellas pasan la prueba del tiempo.

En cualquier caso, y aunque resulta evidente que todo evoluciona y cambia con el tiempo, personalmente (al menos de momento) sigo prefiriendo un buen calzado en mis pies y asfalto bajo ellos. Simple y sin parafernalias. Será que me hago mayor...

sábado, 16 de junio de 2018

Una corredora rarámuri y 102 km con sandalias


Ha saltado recientemente a prensa la noticia de que la corredora mexicana Lorena Ramírez quedó tercera en su categoría (quinta en la general femenina) en la Cajamar Tenerife Bluetrail que se celebra cada mes de junio en las islas Canarias, terminando los 102 kilómetros de la competición en un tiempo de 20:11:37.

Lo singular de esta noticia es que la atleta, perteneciente al pueblo rarámuri, ha finalizado la presente edición de la competición ataviada con su vestido tradicional, así como su calzado tradicional -las sandalias huaraches- que son las iniciadoras del calzado minimalista y del movimiento barefoot running, que arrasa en todo el mundo.


Barefoot rarámuri tarahumara ultramaratón
                                          Imagen: Pixabay



Muy probablemente la mayoría de nosotros no habíamos tenido jamás noticia de la existencia del pueblo tarahumara o, mejor dicho, rarámuri (que es como se denominan a sí mismos y significa “el pueblo que corre”), hasta después de haber leído el éxito editorial “Nacidos para correr” de Christopher Mcdougall.

El hilo conductor o historia principal de este libro -acerca del que me animaré a comentar más en detalle un día de estos- es la pretensión de uno de sus protagonistas llamado Micah True (Caballo Blanco) de organizar una competición entre los mejores ultracorredores de los Estados Unidos y los que él considera los mejores corredores del mundo. Lo habéis adivinado: los habitantes del pueblo Rarámuri.

Para ello, ni corto ni perezoso, este tal Caballo Blanco (que es un completo desconocido) se dedica a incordiar al mismísimo Scott Jurek (uno de los más reconocidos ultracorredores del mundo) con el fin de convencerlo para que viaje hasta la recóndita región de las Barrancas del Cobre (México), donde viven de forma discreta y esquiva para los extraños, los Rarámuri (a los que por aquel entonces casi nadie conoce tampoco, por cierto...).

Sinceramente, yo no hubiera apostado un euro por el plan de Cabello Blanco pero -curiosidades de este mundo- la carrera no solo se celebró sino que además, ha venido realizándose con regularidad desde entonces, convirtiéndose en una de esas competiciones míticas que hay a lo largo del planeta.

Sin embargo, tal como se cuenta en el libro, los rarámuris y sus cualidades deportivas no eran absolutamente desconocidos para los expertos en temas deportivos. Varios de los integrantes de este pueblo ya habían competido (y ganado, en más de una ocasión) en algunas de las grandes competiciones estadounidenses, como la prestigiosa Leadville 100, para caer después en el olvido debido al parecer, al carácter tímido y desconfiado de estas gentes, que prefieren vivir tranquilos en sus montañas de acuerdo a sus costumbres, que recorrer el mundo ganando competiciones.

Una mañana del año 2012, Caballo Blanco salió a correr como tantas otras veces por estas montañas que había convertido en su hogar...y nunca volvió. Podéis (y debéis, sin duda) conocer más acerca de esta increíble historia en el libro “Nacidos para correr”. Absolutamente recomendable.

Cabe señalar que la atleta Lorena Ramírez fue además la primera mujer rarámuri en participar en un ultramaratón en Europa (la edición de 2017 de la Cajamar Tenerife Bluetrail), de la que tuvo que retirarse por lesión.



Más información en:
https://verne.elpais.com/verne/2018/06/12/articulo/1528800715_267555.html


viernes, 1 de junio de 2018

Más corredoras que corredores en Volta a Peu 2018


La Volta a Peu València Caixa Popular es un recorrido de ocho kilómetros que ha celebrado este año su 36ª edición de la época moderna (64ª de la antigua), con un éxito de participación femenina (50,25%) que coloca a la prueba entre las primeras de España con mayor participación femenina que masculina.